Con ayuda social atienden a personas en situación de calle (Diario Avance)

Dora Dávila, presidenta Damas Amigas HVS

Debido a difícil situación económica, política y social en la que está sumergido el país desde hace unos años y que han traído como consecuencia el incremento de la pobreza y de la vulnerabilidad según detalla un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), diversas fundaciones ubicadas en Los Teques se han visto en la necesidad de realizar jornadas de ayuda social con la repartición de alimentos y ropa en buen estado a aquellas personas que viven en situación de calle.

Una investigación realizada por la organización Caritas de Venezuela publicada el 21 de septiembre del presente año, destaca que los estados Vargas, Zulia y Miranda son las entidades más pobres del país, donde la proporción total de niños menores de cinco años presentan “déficit nutricional en alguna de sus formas”.

Del total de menores afectados, 14,5% presentó “desnutrición aguda global”, que abarca las variaciones moderada y severa, al mismo tiempo que el 21% de los menores a quienes les hizo seguimiento -midiendo su talla y peso- posee desnutrición leve.

Por su parte, la encuestadora Venebarometro dio a conocer en días pasados que unos 9,6 millones de venezolanos –casi un tercio de la población– ingieren dos o menos comidas diarias, y la pobreza general aumentó casi nueve puntos entre 2015, 2016 y el primer semestre de 2017.

Ante este panorama instituciones como Hagamos El Bien, Damas Voluntarias del Hospital Victorino Santaella, Fundación Los Teques y la sociedad benéfica sin fines de lucro Hijos de la Unión realizan voluntariado casi diario en las calles de la capital mirandina para tratar de contrarrestar estos problemas, que atentan contra la salud y el bienestar de cientos de niños, jóvenes y adultos.

Jorge Martínez, presidente Ejecutivo de Hagamos el Bien, resaltó que la labor de esta fundación comenzó en agosto de este año entregando 100 almuerzos a personas que suelen recurrir a la basura para alimentarse, seguidamente la Iglesia El Carmen, ubicada en frente a la plaza Miranda, les cedió unos espacios para que los días lunes, miércoles y viernes alimenten a personas que hacen colas desde tempranas horas de la mañana.

El pasado miércoles, por ejemplo, beneficiaron a 250 personas con el apoyo de 12 voluntarios. El menú estuvo constituido por pasta y carne más jugo y los insumos los obtuvieron mediante donaciones de empresarios y particulares.

Entre tanto, la Red de Buenos Ciudadanos de Fundación Los Teques viene desarrollando desde inicios de este año jornadas de atención a personas en situación de pobreza extrema con la entrega de comida envasada. Su presidente, Christian Jiménez, agradeció a todos los que se han identificado con el programa y se han unido a éste de manera voluntaria, comunicándose y colaborando con donaciones.

Resaltó que la iniciativa está creciendo cada día más, y que el objetivo principal es continuar alimentando a las personas que más lo requieren. “Con trabajo, constancia, esfuerzo y corazón estoy seguro que lo podremos lograr, invitamos a las personas a que se sumen y sean parte de esta bonita labor”.

Manifestó que también iniciaron la recolección de datos de niños a los cuales se les donarán uniformes y útiles escolares para que continúen sus estudios y de adultos que serán inscritos en talleres de formación que les permita realizar una actividad productiva. En la primera fase fueron captados 25 personas.

114 años brindando una mano amiga

María Milagros Bandes, presidenta de la sociedad benéfica sin fines de lucro, Los Hijos de la Unión, ubicada en la calle Guaicaipuro, resaltó que esta instancia cumplió 114 años brindando atención medica, social y económica a personas de bajos recursos.

“Nosotros venimos haciendo trabajo social ininterrumpido desde 1.903 ayudando a personas que vienen a solicitar ayuda. Atendemos casos de gente que no tienen para comer, atendemos a madres que no tienen para pagar consultas pediátricas a sus niños y brindamos atención médica a los adultos mayores. Todo totalmente gratis”.

Destacó que actualmente tienen dos niños protegidos, que nacieron en enero de este año y desde entonces velan para que no les falta nada. Al mismo tiempo, puntualizó que los fondos para realizar estas acciones provienen de unos inmuebles que tienen alquilados.

Señoras de buen corazón

Las Damas Amigas del Hospital Victorino Santaella tienen 26 años impartiendo programas educativos, sociales y familiares a diversas personas. Donaciones de insumos ortopédicos para niños, así como canastas con ropa, suplementos y ayuda a las madres son parte de las actividades que realizan.

Dora Dávila, presidenta y fundadora de esta instancia, destacó que también reparten combos de alimentos a los familiares de los pacientes que están recluidos en el hospital y distribuyen combos de higiene personal a los enfermos.

“Cuando nos enteramos que un paciente o sus familiares requieren de nuestra ayuda hacemos todo lo posible por brindársela. Muchas veces no cuentan con jabón o con toallas para asearse y nosotras se las donamos”.

Precisó que todas las donaciones se realizan luego de que el equipo de trabajo social del Victorino Santaella les notifica que hay un caso que requiere de su atención.

Son momentos de solidaridad

“Cada día son más los ciudadanos de a pie, profesionales, estudiantes, empresas e instituciones que miran con preocupación y frustración cómo venezolanos registran la basura en búsqueda de alimentos, y han decidido dejar la pasividad organizándose para tomar acciones que son las que se necesita el país en estos tiempos difíciles. Es momento de que cada quien sume desde su trinchera y piense en el otro”, relató Dora Dávila./José Díaz/lb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *